top of page

Madifushi: Una Nueva Experiencia en Maldivas entre Sueño y Realidad



Después de dos años lejos de las Maldivas, decidimos regresar a estas islas encantadas, que siguen siendo uno de nuestros destinos favoritos. Elegir un resort en Maldivas nunca es fácil, dada la amplia gama de opciones de cinco estrellas, cada una con su propio encanto único. Después de pasar dos años consecutivos en Hurawalhi, una experiencia maravillosa, anhelábamos regresar pero también explorar algo nuevo. Por eso, nos atrajo Madifushi, un resort completamente nuevo ubicado a una hora en hidroavión al sur de Malé.


Las fotos de las villas sobre el agua de Madifushi, completamente nuevas, espaciosas y elegantemente amuebladas, con piscinas infinitas con bordes transparentes y partes del piso translúcido, jugaron un papel fundamental en nuestra decisión. Además, la perspectiva de visitar un resort recién inaugurado nos estimuló a reservar.


Al llegar al aeropuerto, notamos de inmediato diferencias en comparación con otros resorts de cinco estrellas: el traslado era compartido y no había sala de espera en el aeropuerto. En Madifushi, debo admitir, la villa era impresionante, rodeada de las típicas aguas azules de las Maldivas y una vegetación exuberante de la isla. La primera impresión fue realmente positiva: la villa tenía una bañera con vista al atardecer y la posibilidad de abrir todas las ventanas de cristal, creando un continuum entre el interior y el exterior.


Sin embargo, a medida que exploramos el resort, nos decepcionamos en varios aspectos.

Extrañamente, no había arrecife de coral y el área circundante estaba desprovista de peces, una rareza en Maldivas. La opción de hacer snorkel en una isla cercana estaba fuera de discusión debido a los precios excesivamente altos del resort.


El resort solo tenía dos restaurantes, el principal era solo de buffet con una calidad mediocre. El desayuno fue decepcionante, con panqueques, huevos Benedict y gofres preparados mucho antes, perdiendo así todo su encanto y textura. El restaurante a la carta, aunque hermoso, ofrecía una selección limitada de platos.


Luego intentamos una cena romántica para variar, pero esta también quedó por debajo de las expectativas. La cena estaba ubicada frente al restaurante principal, sin privacidad. Las playas se caracterizaban por poca y muy dura arena, no comparables con las clásicas playas blancas de Maldivas.


A pesar de algunos aspectos positivos, como la novedad de las instalaciones y la belleza de las villas, el resort no estuvo a la altura de los estándares de otros resorts que hemos visitado en el pasado. Quizás el hecho de ser una apertura reciente influyó en nuestra experiencia, pero está claro que Madifushi tiene un potencial sin explotar y aún no puede competir con los mejores resorts de Maldivas.












Comments


bottom of page